Yo digo


Yo digo

Ahí estás.
Detrás de las espinas.
Atravesando cualquier dolor y cualquier muro.
Siempre estás ahí.
Detrás de todo.
Siempre.
Ahí.
Estás.

Pero no nos llega.
Nosotros queremos más.
No nos basta tu simple presencia,
y la perdemos de vista
ante cualquier ausencia.
Basta una nube
para desviar nuestra mirada en la dirección equivocada.
Y nos perdemos en la pena
de turno
que se cruza por el camino
que hay detrás tuyo.

O delante,
que nadie dijo
en este mundo
cual lugar es cierto
y cual mentira es verdad.

Algunos dirán que enredo,
que de esta manera
todo parece artificio
y nada es sincero.

Yo digo
¿qué es verdadero,
amigo mío?

Podrás decir tus palabras,
sacadas de lo incierto de unos ojos
que miran tan solo
donde se posan sus deseos,
comprados o vendidos
gracias al parloteo
del social capitalismo,
del populismo,
comunismo,
o cualquier otro «ismo»
apropiado de estos tiempos.

Y yo digo,
esos son
solo los tuyos.

Los míos,
igual que los de tu compañero,
caminan contigo
por el mismo sendero
que lleva
al mismo lugar.
Aunque quizá,
dando un rodeo.

Porque de eso se trata.
De rodear
si lo escribimos en nuestro cuento,
para ser,
al final,
lo que todos siempre
fuimos nada más llegar.

Él.
El que siempre está,
ahí,
detrás de todo
—y todos—
lo que ponemos en medio.


Aunque
—sigo diciendo yo—
esto es tan solo
mi pequeña versión
de hoy.
Mañana
Dios
—o yo—
dirá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un invierno frío y largo

Un adiós para siempre

Te vestí de invierno