Te vestí de invierno




Te vestí de invierno,
una mañana en medio del cielo abierto.
Te vestí despacio,
en un intento de no hacerte daño.
Vestí tu cuerpo desnudo
cubierto de espuma y salitre.
Nadie se dio cuenta del daño que había tras las vestiduras.
Ni tan siquiera notaron tu rictus ausente.
Ahora ya no importa lo que digan,
el miedo a perdernos seguirá presente
mas, yo, volveré a vestirte siempre.


Texto y foto @nuria_sobrino

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un invierno frío y largo

Un adiós para siempre