Entradas

Mostrando entradas de 2018

Te vestí de invierno

Imagen
Te vestí de invierno,
una mañana en medio del cielo abierto.
Te vestí despacio,
en un intento de no hacerte daño.
Vestí tu cuerpo desnudo
cubierto de espuma y salitre.
Nadie se dio cuenta del daño que había tras las vestiduras.
Ni tan siquiera notaron tu rictus ausente.
Ahora ya no importa lo que digan,
el miedo a perdernos seguirá presente
mas, yo, volveré a vestirte siempre.


Texto y foto @nuria_sobrino

Yo digo

Imagen
Yo digo
Ahí estás. Detrás de las espinas. Atravesando cualquier dolor y cualquier muro. Siempre estás ahí. Detrás de todo. Siempre. Ahí. Estás.
Pero no nos llega. Nosotros queremos más. No nos basta tu simple presencia, y la perdemos de vista ante cualquier ausencia. Basta una nube para desviar nuestra mirada en la dirección equivocada. Y nos perdemos en la pena de turno que se cruza por el camino que hay detrás tuyo.
O delante, que nadie dijo en este mundo cual lugar es cierto y cual mentira es verdad.
Algunos dirán que enredo, que de esta manera todo parece artificio y nada es sincero.
Yo digo ¿qué es verdadero, amigo mío?
Podrás decir tus palabras, sacadas de lo incierto de unos ojos que miran tan solo donde se posan sus deseos, comprados o vendidos gracias al parloteo del social capitalismo, del populismo, comunismo, o cualquier otro «ismo» apropiado de estos tiempos.
Y yo digo, esos son solo los tuyos.
Los míos, igual que los de tu compañero, caminan contigo por el mismo sendero que ll…

Se me quedan cortas las historias

Se me quedan cortas las historias. Empiezan bonitas y con ganas, pero se hunden poco a poco en las batallas sin fin de ideas que brotan a raudales, hasta que chocan una vez escritas con la incongruencia de estar ahí, todas sueltas ¿Dónde empieza una y termina la otra? No entiendo por qué las palabras salen de esta manera. Se escriben solas. Es como si llevaran mucho tiempo esperando a ser plasmadas en algún papel para luego quedarse huecas del sentido que pueda tener cualquier historia bien escrita. Escribo, escribo y escribo sin parar, sin pensar. No necesito pararme a discurrir qué será lo siguiente que saldrá, ya está ahí, impaciente, esperando su turno de salir y gritar sea lo que sea que tuviera que gritar. Muchas veces dudo hasta de que sean mías tantas cosas guardadas, tantas rabietas, tantas preguntas sin respuesta. Y tengo que escribir deprisa, porque si paro se atropellan y se ahogan las letras, mueren, se van, no sé a cual lugar, ni si alguna vez volverán. Y me duele la man…