Se me coló la bruma

No se porque costado se me coló la bruma.
En un movimiento falso.
Se introdujo en mis costillas.
Ahí duerme, con toda su penumbra.
Despierta,
a ese llanto constante
de aquella niña fuerte
que, de repente,
ya no fue niña,
ni fuerte.
Ahí anda, buscando la salida.
Mientras tanto,
el viento frío,
penetra.
Humedad sin alivio,
no deja salir al invierno.
Sopla y corre a sus anchas.
Entre nervios
-sin acero-
músculos
y células.
De abajo hacia arriba,
viceversa y vuelta.
Sin tiento.
Arrasa.
Sentimiento.
Para cuando mi corazón quiso darse cuenta,
ya no encontró norte al que asirse.
Triste.
¡Fue de repente!
El gesto se me quedó puesto.
A veces, se disfraza de risa,
o de vino.
Vino.
Sí,
se coló,
arrasó
y ahora no quiere erguirse.

Quizá,
mañana
pruebe a asomarme.
Quizá,
hasta
me de por abrir
una ventana
y dejar
que salga.

Comentarios

  1. Pues la bruma se va y sale el sol,
    busca el camino
    o espera a su marcha
    Pero no dejes que se quede
    recuerda lo que sientes
    con la luz del sol

    ResponderEliminar
  2. Cada vez mejor. Eres muy de verso corto :) Qué salga lo malo y entre lo bueno.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Soraya. Sí la verdad es que me gusta más la sencillez del corto :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Te vestí de invierno

Yo digo

Se me quedan cortas las historias