Diminutas partículas


Tan cierto como la fuerza de la inmensidad que nos rodea,
es la debilidad que nos forma como diminutas partículas*.

(Hombrecito, no eres más ni eres menos, ERES)

*NOTA: sin partículas, no hay nada, ellas son la salsa de la vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un invierno frío y largo

Un adiós para siempre

Te vestí de invierno